domingo, 7 de noviembre de 2010

Porque hay un tiempo para todo, hay tiempo para escribir y tiempo para vivir; para llenarse de otros o de uno mismo. Mirar hacia fuera, hacia dentro, volar, soñar… Permanecer al abrigo de las últimas hojas hasta que vuelva el viento y se las lleve, y quedemos desnudos, nuevamente, y la escarcha nos recuerde quiénes somos.

Dormir, volar, soñar, vivir,… Al fin, es todo lo mismo, liviano y revocable.

(Foto de Deaire)


19 comentarios:

  1. Y que siga siendo así, un tiempo para cada cosa, sobre todo para enriquecerse de lo que nos depara el conocimiento ajeno y el propio, y hacerse principales valedores de nuestra propia vida. Bella manera de quedar al descubierto, para redescubrirse cada día. Un texto breve, pero intenso, con el que me identifico completamente.

    Un beso, por aquí y por allá, Deaire.

    ResponderEliminar
  2. Y aunque resulte extraño, por poco común, en ocasiones podemos enriquecernos mucho!!

    Gracias por identificarte... y por esa incondicionalidad que sólo una vez nombraste, pero de la que has dado muestra fehaciente desde el primer día y hasta hoy.

    Un verdadero placer compartir contigo, "por aquí y por allá", y una gratitud sólo equiparable a tu generosidad, inmensa.

    Un beso, Vagamente.

    ResponderEliminar
  3. Espirales infinitas. Somos el inicio y el fin del laberinto, la estrella que luce de día y que se esconde de noche, una nube con forma de columpio y una escalera invisible para llegar hasta ella. Somos agua en ondas concéntricas y en temporal, fe en lo impredecible, esperanza y anhelos. Somos las hojas fijas en el árbol perenne y las que vuelan para posarse en los hombros de un niño que juega, en una rayuela pintada con tiza en el suelo.

    Somos la posibilidad de ser lo que queramos, y la voluntad de luchar por ello...

    Y yo... ya lo ves, sigo siendo una utópica sin remedio :)

    Feliz de este paseo tranquilo.

    Mil besos mi querida Ye-ye,

    ResponderEliminar
  4. Gema, mi Marion, mi querida Lady Byron:

    Podemos ser la superficie curva de una pompa de jabón y mirar el mundo desde cualquiera de los colores del arco iris que la circunda. Cómo no luchar por las utopías, si nos configuran y de vez en cuando, va una de ellas y se cumple… Claro que entonces deja de ser utopía, pero no por ello, menos bella.

    Qué bonito regalo me has traído, mi valiente trapecista. Feliz de tenerte aquí... de tenerte.

    Mil besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Dormir, volar, soñar, vivir, …

    y a mi que todo me parece lo mismo... un todo indisoluble, donde se mezclan
    en contornos frágiles e insospechados,
    volátiles y versátiles,
    impacientes,
    revoltosos,
    y hasta traviesos,
    entremezclados en una confusión racional, que solo una especie de locura podría llegar a disolver en pequeños fragmentos, que nos harían quizá más lúcidos de lo que somos… pero si fueran fragmentos, ¿cómo vernos en un todo? ¿Seríamos? En la amalgama de días y noches, de verbos y silencios, todo se compone, en esencia, de cerrar los ojos, abrir el aliento de nuestra piel, y sorprendernos en un hondo respirar.

    Nuestras esquinas están exactamente allí donde nuestra respiración alcanza a inhalar vida.

    Donde acabamos es exactamente donde comenzamos, y más allá no somos.

    Dormir, volar, soñar, vivir, amar…

    Un beso preciosa,

    p.d. me ha salido un post en este comentario..

    ResponderEliminar
  6. Seríamos, claro _o deberíamos ser_, aunque sólo nos centrásemos en mirar uno de tantos fragmentos que nos conforman, pues cada uno de ellos se nos hace necesario; incluso el que en apariencia pueda parecer el más inútil de todos, es tan necesario como el resto. No tiene por qué haber confusión racional, si pensamientos y sentimientos están bien avenidos, y reconocemos cuál es el sitio y el tiempo de cada uno.

    Y sí, como bien dices, "Nuestras esquinas están exactamente allí donde nuestra respiración alcanza a inhalar vida". Yo tengo la sensación de no tener esquinas, en este momento de la vida: redondez, plenitud, felicidad,... cualquiera de esos sinónimos me valdría, así que no seré yo quien ponga límites :)

    Me alegro de que estas pocas letras, que no son más que una breve nota pegada en la puerta (léase: "Cerrado por expansión") hayan dado pie, de alguna forma y desde su humildad, a que tu creatividad también se expandiera.

    Gracias por tus amables visitas y comentarios, por cada reflexión pronunciada en voz alta.

    Un beso, Violette

    ResponderEliminar
  7. Pasa el tiempo y suspiro porque paso,
    aunque yo quede en mí, que sabe y cuenta,
    y no con el reloj, su marcha lenta
    nunca es la mía bajo el cielo raso.
    Estas horas no son las postrimeras,
    y mientras haya vida por delante,
    serás mis sucesiones de viviente.

    Jorge Guillen

    Porque hay tiempo para todo, también hay un momento para leerte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lemaki, me sorprende esa capacidad tuya de encontrar siempre un poema, o un fragmento adecuado a lo que yo, mucho más torpemente, he intentado decir. Y te agradezco, mucho, que vengas a traérmelos. Actos así son los que rompen mi pereza a la hora de buscar en un mar de palabras que a mí se me hace inmenso. Confieso mi ignorancia en materia de poesía. Muchas veces no sé ni por dónde empezar, así que estos regalos que traes contigo son auténticas joyas para mí.

    Muchas gracias por tu tiempo, tus palabras, tus regalos.

    Un saludo, Lemaki

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo eso de llenarse de uno mismo...me gustó la idea y la forma poética de la redacción.
    Un placer!

    ResponderEliminar
  10. A menudo ocurre que la vida se acelera y una tiene la sensación de estar sobrevolando demasiado rápido, de no estar atendiendo suficientemente a tanto como se nos presenta. Puedo llevar ese ritmo durante un tiempo y llevarlo bien, hasta que noto que me está limitando de alguna manera. Es un sentimiento paradójico, pero no por ello menos cierto. Y entonces necesito parar, ser yo quien limite algunos campos para expandir otros.

    En realidad, pretendía decir que pasará tiempo hasta que publique de nuevo en este blog, pero no quiero cerrarlo, ni detenerlo del todo. Quiero que estos escritos, muchos de ellos dedicados, permanezcan aquí para que esas personas tengan un sitio donde encontrarlos. No sé cuándo ni cómo, alguna vez publicaré algo aquí y seguiré visitando aquéllas páginas que, como la tuya, me sorprendieron para bien.

    Te seguiré leyendo, Saltar del tren, porque me gustó mucho lo que pude ver en tu blog, aunque fuera con prisas :-) Y te explico todo esto para que sepas, si ves que ando un tiempo parada, a qué se debe. Te avisaré si publico ;-)

    Muchas gracias por venir y un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Feliz cumpleaños!!!

    Anoche dí cuerda al reloj de la pared (las 7 de la mañana las da como si se creyera un gallo portugués) para venir a darte un beso de corazón y dejarte una cajita llena de parabienes.

    Te quiero mucho mucho, mi Yeyé del Kilimanjaro!!

    Besos de Noviembre.

    pd.- vuelvo para perderme entre los textos... ahora me voy a la cama :))

    ResponderEliminar
  12. ¿Dónde estás, mi querida Ye-yé?

    Te estuve esperando ayer entre violetas y trapecios, me puse las alas de colores para revolotear por este aire, incluso intenté asomarme a algún agujero negro por si te encontraba allí... Sin éxito :(

    Traigo un pastel de cumpleaños, bengalas en lugar de velas, y confeti para confundir a las hojas del otoño. ¿Puedo pasar?

    Besos. Te quiero mucho.

    (p.d. Increíble coincidencia, con las letras de mi Monsieur... jajajjaja)

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Jo, qué sorpresa, te has acordado!! Muchas gracias, madrugador!! (¿...?)

    Ya sabemos que los relojes son muy suyos pero si el tuyo, además, se pone gallito a las 7... Uff!

    Me ha hecho mucha ilusión, François, mucha. Vuelve cuando quieras. Sabes dónde están las llaves.

    Besos de diciembre, ya :) Tu Ye-ye también te quiere, desde el Kilimanjaro o desde Tombuctú

    ResponderEliminar
  14. Y aquí, mi Madamme Françoise. Cuanta alegría junta :)

    Entre violetas estuve, preciosa, y allí te vi, la primera en llegar a la fiesta. Yo llegué un poquito después, pero dejé algo para ti ;-)

    Ya ves, fue un día de sorpresas, desde la hora 00:00, hasta la hora 00:00 de hoy, y entre unos y otros hicísteis que el cumpleaños fuera realmente feliz.

    Gracias por la tarta, las bengalas y, sobre todo, por tu presencia. Te digo lo mismo que a tu monsieur, que ya sabes dónde están las llaves y que te quiero mucho, mi Gema preciosa :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Pasaba para desearte muchas felicidades.
    Que comiences bien el año.
    Un abrazo extensooooo

    ResponderEliminar
  16. Feliz Navidad!!

    Te quiero corazón. Lo mejor para ti y los tuyos.

    Besos de Tanzania.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Eugenia. Feliz año para ti también y un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
  18. François, mon capitain, joyeux noël et bon année!!

    Muchos besos y toda la felicidad para ti y los tuyos, "miarma", que os quiero una jartá :)

    ResponderEliminar
  19. A veces doy un paseo por esta casa.

    Me gusta cuidar las casas de las personas que quiero: ventilar un poquito, poner música para que los muebles no se agrieten, recoger el correo, en fin...

    Sé lo difícil que es decidir marcharse. También sé que se puede regresar :)

    Besos mi querida Ye-yé. Sabes cuanto te quiero.

    ResponderEliminar